Miércoles Sep 20

Estrenando a un viejo vecino

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico


A pesar de tener más de diez años residiendo en el sector donde vivo tengo para decirles, sin nada de orgullo, que conozco los nombres de las calles aledañas al sector pero no la ubicación; que suelo saludar a los vecinos de enfrente con un “buenos días y una mueca de sonrisa” al salir o al entrar, sin saber sus nombres, claro, producto de la agitación y el afán con que vivimos en estos tiempos. Por lo que puedo tener de vecinos a reconocidos artistas plásticos, prominentes empresarios, reconocidos profesionales de la salud, entre otras personalidades, sin saberlo.

Como es el caso de mi “viejo nuevo vecino”. Lo de viejo es porque me enteré que él al igual que yo tiene más de diez años residiendo en el sector y lo de nuevo es por que nunca antes lo había visto y mucho menos sabía que vivíamos tan cerca, justo en la calle de atrás, casi pared con pared; tal parece que mi acelere combinado con su discreto y poco notable comportamiento lo habían hecho pasar desapercibido todo este tiempo.  

¡Oh sorpresa! De buenas a primeras, al entrar o salir de la marquesina de mi casa, me percato de que dos policías, cual mozalbetes, por la “baby face” que exhiben, me están abriendo la puerta y sonrientes me dan los buenos días; yo, muy criolla, los saludo levantando la mano derecha en señal de victoria. “¿Díganme, comandos, en que los ayudo?” Y ellos con cara de buenos amigos, impecablemente vestidos de color gris militar y con chalecos lumínicos, me responden con orgullo “cuidándola, cuidándola”.

Otro día, al caer la tarde, me disponía a salir a dar mi acostumbrada caminata vespertina y para mi sorpresa fui casi custodiada por dos policías motorizados, estos de mayor edad que los anteriores, pero armados hasta los dientes como decimos aquí, con chalecos antibalas negros, sobaqueras, cananas con pistolas y hasta un arma larga; me lo encontré raro pero pensé “bueeeno, para que falte, que sobre”.

Una noche, a  eso de las 10:30 p.m., cuando casi cogía un sueñito por poco me muero del susto y me espanté con un concierto de bocinas y sirenas de esas que usa la policía para hacer bulla y aspaviento: BOOOOOBOOOO Uuuu Uuuu uuuuUUU UAUAUA BOOOOO, y el sonido de vehículos que corrían a gran velocidad. Casi a gatas me levanté de la cama y sigilosamente me dispuse a mirar por la ventana y vi pasar una caravana de jeepetas que iban “como alma que lleva el diablo”, con las luces intermitentes encendidas como si se tratará de una emergencia; las seguí con la mirada hasta perderlas de vista. Ya se pueden imaginar la brega que me dio volver a empatar el sueño con la adrenalina a millón y dando mente a todas las cosas raras que me habían sucedido días atrás, pero finalmente me dormí con la decisión de que al día siguiente, en la mañana, iba a indagar lo que estaba pasando.

A primera hora, cuando me dirigía a llevar mis hijas al colegio, me dispuse a iniciar mi investigación y antes de salir a la avenida principal di una vuelta a la manzana. Al doblar la esquina me encontré con tres militares cobijados a la sombra de un pequeño arbusto de laurel, uno sentado a la orilla de la acera, otros dos echados en unas destartaladas sillas plásticas recostadas a la pared; al verlos me detengo a su lado y a seguidas se ponen en actitud de atención; les doy los buenos días y enseguida les pregunto “¿comandos, y qué fue lo que pasó por aquí anoche como a eso de las 10:00 p.m., que se escucharon muchas bocinas y sirenas de policía”? Se miraron entre sí, dejaron escapar una sonrisa y uno de ellos dijo “oh, el jefe que estaba llegando a esa hora”. “¿Cuál jefe? ¿Trujillo?”, pregunto yo… “No, no, el jefe de la Policía Nacional, José Armando Polanco Gómez”.

Aunque todavía no he tenido la suerte de conocer a mi “viejo nuevo vecino” personalmente me conformo con ver sus fotos que aparecen, todos los días, en los periódicos de circulación nacional en los que cuentan historias de superhéroes del siglo XXI.



Comentarios

B
i
u
Quote
Code
List
List item
URL
Nombre *
Correo electrónico (Para la verificación y respuestas)
URL
Código   
ChronoComments by Joomla Professional Solutions
Enviar comentario
SocialTwist Tell-a-Friend

Conéctate

Crea una cuenta
JoomlaWatch Stats 1.2.9 by Matej Koval