Lunes Sep 25

Madre encuentra opciones para aneurisma

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico
imageesperanza
JACKSONVILLE, Florida. Kristi Coody había sufrido jaquecas tipo migraña por tres meses, pero esta vez el dolor era más intenso. Se recostó en el piso de la sala de su casa en Orange City, Florida, y dejó que sus hijas jugaran alrededor de ella.

Su marido la encontró ahí cuando regresó de su trabajo esa tarde. “Este dolor de cabeza fue diferente a los anteriores y duró aproximadamente 16 horas antes de que se pasara”, recuerda Coody. Comenzó a tener un registro de sus jaquecas y notó que los episodios habían comenzado a ser más frecuentes, más intensos y de mayor duración que antes.

“Tenía una consulta de seguimiento con uno de mis doctores y cuando estaba con él. Me percaté que había tenido nueve migrañas severas en 14 días”, dice Coody. Le pidió a su doctor que le diera una orden para realizarse una tomografía computarizada “para ver si algo estaba pasando”.

Este acercamiento proactivo tuvo su recompensa. Dentro de las cuatro horas después de su tomografía computarizada inicial, Coody supo que tenía un aneurisma, un bulto en un vaso sanguíneo de su cerebro que puede ser fatal. Su aneurisma era de 22 milímetros de tamaño, lo que estaba cerca de los 25 milímetros (una pulgada) de lo que es considerado un aneurisma gigante. A los 40 años de edad, con dos niños pequeños, este diagnóstico  llevó a Coody a buscar una solución urgente.

Faltaba poco para el Día de Acción de Gracias 2010, y Coody y su marido estaban viendo opciones para reparar su aneurisma. Ella buscó en Internet e investigó centros médicos que trataran aneurismas cerebrales. La Clínica Mayo en Jacksonville, Florida, era uno de estos y estaba ubicado a dos horas de la casa de Coody. En una semana, sus exámenes ya habían sido enviados a la Clínica Mayo donde fue informada por los neurocirujanos acerca de una nueva opción. Un nuevo dispositivo se estaba probando en la Clínica Mayo, Rochester, Minnesota, para desviar el flujo de sangre desde un aneurisma y detener la inflamación de los vasos sanguíneos.

En enero de 2011, Dr. Ricardo Hanel, neurocirujano en la Clínica Mayo de Jacksonville, Florida, viajó con Coody y su marido a Rochester, Minnesota, para participar en el desarrollo del procedimiento con el neurocirujano de Rochester, Giuseppe Lanzino. El neuroradiólogo David Kallmes también fue parte del equipo médico de Coody.

En ese momento, estaba disponible en Minnesota un estudio clínico para el nuevo desviador de flujo, y los pacientes de la Clínica Mayo que optaban por el nuevo procedimiento requerían viajar allá. Después que los desviadores de flujo fueron aprobados por la FDA, el campus de la Clínica Mayo en Jacksonville, Florida, se convirtió uno de los primeros del país en ofrecer esta nueva técnica.

“El desviador de flujo tiene una malla ajustada que cubre alrededor del 35% del aneurisma, y sólo la presencia del desviador de flujo cambia el flujo alrededor del aneurisma y ayuda al aneurisma a conectarse a sí mismo”, explica el Dr. Hanel. La nueva técnica reduce la recurrencia de aneurismas comparados a otros procedimientos endovasculares, y reduce el periodo de recuperación porque el equipo es implantado a través de una vena en la ingle, eliminando la necesidad de cirugía abierta. Los resultados a largo plazo son prometedores. “Seis meses después, las imágenes muestran que el aneurisma ha desaparecido completamente”, dice Hanel.

“Me realicé el procedimiento el lunes, me dieron de alta del hospital el martes y volé a casa en jueves”, recuerda Coody. Cuatro meses después del procedimiento, una arteriografía mostró que el aneurisma de 22 milímetros había desaparecido. “En el área del aneurisma todo lo que vemos es el desviador de flujo que se puso, por lo que eso es fantástico. Definitivamente cumplió nuestras expectativas. Esperaban que el desviador de flujo reduciría el aneurisma en un lapso de tiempo de entre tres a seis meses, por lo que a los cuatro meses tuvimos éxito y estamos encantados”, dice Coody.

La nueva técnica se recomienda para personas con aneurismas cerebrales difíciles de tratar. “El nuevo procedimiento es efectivo y seguro para pacientes con aneurismas en la arteria carótida interna”, explica el Dr. Lanzino. “También es efectiva para pacientes cuyos aneurismas son grandes o tienen un cuello ancho en la base del aneurisma. También ayuda a pacientes que han sido tratados con otros procedimientos como espirales y ahora los espirales están fallando y el aneurisma se puede formar nuevamente. Por lo que, ayuda a las personas con aneurismas complejos o tratamientos anteriores que fallaron-especialmente personas con aneurismas en la arteria carótida interna”, dice el Dr. Lanzino.

En el transcurso del tratamiento de Coody, se detectaron otros tres aneurismas pequeños. “Hay sólo 1% de posibilidades de que los aneurismas pequeños pudieran romperse, pero mi preocupación era que si alguno se rompía, la posibilidad de sobrevivencia es sólo del 40%”, dice Coody. “Entonces con dos niños pequeños y también el estar a una hora y media de distancia del lugar donde existe tratamiento, no parecía ser una opción segura para mí”.

Coody dice que está contenta de las determinaciones que tomó acerca del tratamiento médico.  Ella fue la paciente número 27 en el estudio clínico  del nuevo desviador de flujo en la Clínica Mayo y también fue una de las más jóvenes. “Es fantástico para las personas que tienen el mismo tipo de aneurisma mío, un aneurisma grande de cuello-ancho, es lejos una buena opción”, dice Coody. “Por lo menos en mi caso, la razón por la que supe fueron los dolores de cabeza. También redujo las probabilidades de tener que repetir procedimientos en el aneurisma grande”.

El especialista agrega que para que los pacientes consideren opciones, es importante entender que la nueva tecnología es un paso adelante, pero que no es sólo el único factor. “Los doctores y pacientes deben tener un buen entendimiento de lo que una reparación de aneurisma puede o no puede hacer. La experiencia y la selección cuidadosa del procedimiento correcto para cada paciente son factores muy importantes. El factor humano es tan relevante como el factor tecnológico. La competencia y buen juicio de un equipo son muy importantes al ofrecer la mejor opción para cada persona”, concluye Lanzino.

Recuadro: ¿Qué es un aneurisma cerebral?

Un aneurisma es un bulto en la pared de un vaso sanguíneo. Puede ocurrir en cualquier parte del cuerpo. El doctor Ricardo Hanel, neurocirujano en la Clínica Mayo de Jacksonville, Florida, compara a un aneurisma con una bola en un balón: la parte que tú aprietas y que se transforma en un color más claro representa al aneurisma.

                                

Comentarios

B
i
u
Quote
Code
List
List item
URL
Nombre *
Correo electrónico (Para la verificación y respuestas)
URL
Código   
ChronoComments by Joomla Professional Solutions
Enviar comentario
SocialTwist Tell-a-Friend

Conéctate

Crea una cuenta
JoomlaWatch Stats 1.2.9 by Matej Koval